PDF
Imprimir
Correo electrónico

 

 

   
    Nueva directiva europea referente a la protección auditiva
 
 

La directiva europea 2003/10/EC referente a las condiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores (a los riesgos debidos a los agentes físicos (ruido) resultantes o susceptibles de resultar de una exposición) al ruido, y sobre todo al riesgo para el oído, entró en vigor el 15 de febrero de 2006.

Esta nueva directiva disminuye el límite de los ruidos dañinos de 5dB y contiene las exigencias siguientes para una exposición diaria al ruido (jornada laboral de 8 horas) cubriendo todos los ruidos presentes durante el trabajo, incluso los ruidos impulsivos:

  • Cuando la exposición al ruido sobrepasa 80dB, la empresa tiene que poner a disposición de los trabajadores unas protecciones auditivas individuales.

  • Cuando la exposición al ruido equivale o sobrepasa 85 dB , los trabajadores deben utilizar protecciones auditivas individuales.

Esta nueva directiva también introduce la noción de valores límites de exposición como sigue :

  • La exposición al ruido del trabajador no puede, en ningún caso, exceder los valores límites de exposición de 87 dB . Para la aplicación de los valores límites de exposición, la determinación de la exposición efectiva de los trabajadores al ruido toma en cuenta la atenuación proporcionada por las protecciones auditivas llevadas por el trabajador. Se escoge las protecciones auditivas individuales de modo que se descarte o se reduzca lo más posible el riesgo para el oído.
   
    Llevar una protección doble
   
 

Llevar una protección auditiva doble (tapones antirruido más ajustador) puede ser necesario durante la ejecución de trabajos particularmente ruidosos (120 dB y más). Estudios han evidenciado que la atenuación proporcionada por los aparatos combinados era menor que la suma de las atenuaciones proporcionadas por cada uno de ellos.

Eso se explica por la combinación mecánico-acústica que existe entre los aparatos, pero también, más particularmente para las frecuencias elevadas, por un límite debido al paso del sonido por la conducción de los huesos y que viene, de cierto modo, “cortocircuitar” la protección, tan importante que sea. Las atenuaciones máximas obtenidas durante las pruebas en que se combinaron los tapones antirruidos y el ajustador son cerca de 40dB.

Fuente : INRS, ND 1789-140-90